hasta siempre, Arturo Corcuera

foto: arnold camus

Tentaciones Narrativas, la crónica sale del aula

9 jóvenes cronistas cuya única regla es contarlo todo y con estilo

Publicado: 2013-06-15

Hay ideas que empiezan como una moneda arrojada al aire pero que cuando son atrapadas por las manos correctas pueden convertirse en iniciativas atractivas con finales todavía más interesantes.

El libro digital “Tentaciones narrativas”, 9 jóvenes cronistas cuya única regla es contarlo todo y con estilo, empezó como un proyecto de clases para motivar a los estudiantes que, con el trajín propio de la vida universitaria, suelen preocuparse más por las calificaciones que por el aprendizaje.

Poco a poco me fui encontrando con un entusiasmo que podía aterrizar en una propuesta que pudiera volver los ojos de los amantes del género de la crónica y que pudiera atrapar la atención de distintos lectores. Aún no sé si lo habremos logrado, pero aquí les presento un avance de lo que encontrarán en el libro que ya puede descargarse gratuitamente.

 

Periodismo e historias

No hay periodismo sin noticia y no hay crónicas sin historias apasionantes que empiecen por envolver al reportero y que luego seduzcan al editor.

Una banda peruana de K-pop que viaja hasta Corea del Sur para cantar junto a sus ídolos, un guardia de seguridad que viaja a Irak para convertirse en soldado norteamericano y una peruana musulmana que debe luchar para poder vivir su religión en Lima son algunos de los muchos temas que postularon para este libro.

En el camino quedaron deportistas, viajeros, hobbies remotos (fingerskate, parkour, etc.) y personajes pintorescos que hubiera querido publicar, pero que el tiempo y los rigores de la edición dejaron fuera de la convocatoria. Revisar los textos, corregirlos, comprobar datos y aportar ideas fue parte de mi tarea como editor.

En el prólogo escribí: “Tentaciones narrativas es un tour lleno de sorpresas guiado por nueve jóvenes periodistas que se han aventurado en el oficio del cronista sin mayores reglas que contarlo todo, con verdad y estilo”. Como primer lector, fui seducido por la información y la forma en que se revelaban personajes y escritores que espero continúen su aventura literaria.

FOTOGRAFÍA Y DISEÑO DE PORTADA: ARNOLD CAMUS

Estilo y obsesión

La historia de una mujer que lucha contra el cáncer de mama, contada desde el punto de vista de la mujer, asumiendo la primera persona como un falso protagonista, o la de un soldado que carga la culpa de creer que fue el asesino involuntario de su mejor amigo (y que le habla a su perrita muerta) usando la misma técnica, son historias conmovedoras reforzadas por el estilo de narración.

Recuperar el placer por el lenguaje para escuchar a la gente que asiste, los días 28 de cada mes, a la iglesia San Francisco de Asís en el centro de Lima, sumergidos en ese rumor de voces, frases de vendedores y costumbres locales durante la veneración de un santo; o contemplar a una escritora adorada por solteras que la consideran una amiga y una cómplice de los desaires de sus vidas amorosas, solo puede lograrse con la mirada detallista del cronista.

Conocer todo sobre el tío cantante que dejó los escenarios del criollismo, y adentrarse en su vida de jubilado para, en un instante de confesión, escucharlo decir “aunque me olviden, yo jamás los olvidaré”, dejándole un nudo en la garganta; o visitar a la madre profesora de un colegio infantil para descubrir que la enseñanza es un placer que se sufre y se disfruta, son experiencias que nos muestran por qué el periodismo puede ser un noble oficio.


El libro y el editor

“Tentaciones narrativas” es eso y más de lo que puede leerse en el libro y que queda en la experiencia de este periodista que, en el deadline, comprobó que los estudiantes siguen viviendo de amanecidas, que con las herramientas digitales adecuadas (y responsabilidad) se puede apuntar al e-learning y que hay talentos que no esperan al futuro para ser una realidad.

No puedo dejar de agradecer a Arnold Camus, autor de la fotografía de la portada y diseñador de la misma; prueba contundente de que la palabra ‘profesional’ no necesita ir precedida de títulos universitarios; y a Johanna Bernuy, blogger, guionista y futura relacionista público (muy a mi pesar), por mejorar mis ideas, crear el concepto de este libro y exigirme tanto o más que yo a ella (a veces los editores podemos estar muy solos).

Si el periodismo busca la reflexión sobre la realidad, despertar la curiosidad y distraernos con historias que tienen más de una forma de leerse o interpretarse, este libro ya cumplió su cometido (al menos conmigo). Queda en el amable lector, leer, compartir y apoyar este proyecto que fue una moneda al aire en la que se apostó por el periodismo narrativo.


Escrito por

Javier García Wong Kit

Periodista free lance, licenciado en Ciencias de la Comunicación y docente universitario.


Publicado en

Viajes de escritorio

Otro sitio más de Lamula.pe